Competencias tecnológicas en la formación inicial de docentes

 

"todos los niños, niñas y jóvenes, independientemente de su modalidad de bachillerato, deben favorecerse de la adquisición y generación de los conocimientos científicos y técnicos más avanzados."

Competencias tecnológicas en la formación inicial de docentes

Qué bien nos ha caído la Sala de Competencias Laborales y Tecnológicas que la Gobernación de Santander, en cabeza de la doctora Laura Cristina Gómez Ocampo, como secretaria de Educación de Santander, ha designado a nuestra institución formadora de formadores. Cualquier persona podría pensar que este tipo de ayudas didácticas solo les pertenece a las instituciones educativas de carácter técnico, pero alabo la sabia decisión que el alto gobierno de Santander ha tomado, al incluir una escuela normal superior en este fabuloso programa.

Es válido recordar que todos los niños, niñas y jóvenes, independientemente de su modalidad de bachillerato, deben favorecerse de la adquisición y generación de los conocimientos científicos y técnicos más avanzados (humanísticos, históricos, sociales, geográficos y estéticos), mediante la apropiación de hábitos intelectuales adecuados para el desarrollo del saber[1]. De la misma forma, la tecnología, reconocida por la Ley 115 de 1994 y sus decretos reglamentarios, es un área fundamental dentro del plan de estudios de toda institución educativa.

Por nuestra parte, hoy más que nunca, los docentes somos los primeros llamados a acercarnos al maravilloso mundo de la tecnología, pues en este campo es donde se apoyan las actuales tendencias didácticas, especialmente las tecnologías de la información y la comunicación. Desde ahora, se piensa vincular a esta novedosa propuesta a los estudiantes del Programa de Formación Complementaria (PFC), para que desarrollen algunas prácticas, adquieran habilidades y capacidades tecnológicas y logren comprender cómo se debe posibilitar la tecnología en el aula de clase, examinar qué recursos son válidos para este fin, determinar cuáles son las competencias tecnológicas necesarias en el mundo de hoy, y distingan las características de un trabajo curricular pertinente para alcanzarlas.

Por ahora, pese a las demoras en la construcción del aula, el trabajo respectivo se ha venido concentrando en los estudiantes de los grados octavos y novenos, quienes están muy motivados porque ven más práctico y útil el aprendizaje en el área de tecnología. Esto se ha conseguido gracias al apoyo decidido del equipo docente, conformado por seis maestros vinculados al proyecto, quienes han puesto todo su interés por “aprender para orientar” en el dominio de todas las metodologías, recursos y equipos con los cuales está dotada la sala. Incluso los he visto en jornada contraria (o adicional) preparando, tras largas reuniones, actividades para los estudiantes. En efecto, aquí hacen alarde de una de las competencias tecnológicas a desarrollar con sus estudiantes: el trabajo en equipo.

Desde luego, la comunidad educativa normalista ve con muy buenos ojos esta maravillosa herramienta pedagógica, que centra su interés en el desarrollo de las siete competencias tecnológicas transversales del área: identificar, formular y generar alternativas de solución a problemas tecnológicos, usar el conocimiento tecnológico para la resolución de problemas, integrar saberes para la comprensión y uso de la producción tecnológica, manejar información relacionada con productos tecnológicos, trabajar en equipo, dominar procesos técnicos y elaborar y ejecutar planes de acción[2].

 A modo de conclusión, la dotación e implementación de la Sala de Competencias Laborales y Tecnológicas, más que ser un golpe de suerte para la Escuela Normal Superior Oiba, es la oportunidad de mejoramiento que se había estado esperando. Es la satisfacción de una necesidad imperiosa, pues permite continuar la formación integral de sus estudiantes y fortalece la misión institucional, la cual se orienta a la formación de ciudadanos y maestros con altas competencias, capaces de insertarse al sector productivo del país, capaces de transformar su contexto y de promover su desarrollo individual, familiar y social, de manera sostenible. Gracias al señor gobernador doctor Horacio Serpa Uribe por su apoyo, a las directivas de Alecop Colombia y a todas las personas que han hecho posible la implementación del proyecto.


Jaime Iván Osorio Pereira
Coordinador académico
Escuela Normal Superior Oiba


[1] Ley General de Educación de 1994. Artículo 5 de los fines de la educación colombiana.

[2] Alecop Colombia. Informe de Evaluación, octubre de 2011.

 
 
AddThis Social Bookmark Button
 

Usted está aquí: Clientes y proyectos Novedades Competencias tecnológicas en la formación inicial de docentes